Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

TROFOTERAPIA CLÍNICA Y HOMOTOXICOLOGÍA

Dr. Javier Lauro Aliaga

 

Al tratar de aplicar el pensamiento de Hipócrates "Que tu alimento sea tu medicamento, que tu medicamento sea tu alimento". Es natural que se pregunte, cuales son los fundamentos por los cuales uno puede explicarse el efecto terapéutico de la dieta, en la calidad de vida; a lo largo de la historia se han elaborado explicaciones, místicas y filosóficas. Pero a la luz de la homotoxicología nos permitimos revisar los fundamentos del principio de curación Naturomimético o por ley de semejanza, partiendo de un concepto de enfermedad debidamente fundamentado por la Homotoxicología del Dr. Hans Heinrich Reckeweg para quien las enfermedades no son sino la expresión de defensa del organismo contra homotoxinas y/o el esfuerzo del organismo para compensar daños causados por homotoxinas a nivel tisular.

Siguiendo el método fenomenológico observaremos como es que se procede en medicina natural, y luego explicarnos dichos procesos a la luz de la homotoxicología, disciplina que es parte de la patología y de la toxicología, que propone al igual que en la teoría molecular de la biología que todos las afecciones corporales, así como los procesos fisiológicos tales como el trabajo, el movimiento muscular, el metabolismo, el pensamiento. Pueden realizarse únicamente mediante la transformación de componentes químicos, por esa misma razón esas sustancias tienen una importancia definitiva para los fenómenos de la vida de la enfermedad y de la salud.

Durante la enfermedad el organismo, lo que hace es defenderse a sí mismo contra sustancias tóxicas llamadas homotoxinas. En el seno de la medicina natural hipocrática, el médico nutrido de las concepciones de la doctrina Hipocrática, luego de elaborar la historia clínica para estudiar integralmente a su paciente, trata de diagnosticar el estado del terreno y su estilo de vida que lo llevó a desarrollar tal enfermedad, luego la terapéutica consiste en el arte y ciencia de conducir al paciente hacia la curación usando métodos y técnicas naturales orientándolos en la Reforma de vida, es decir en la corrección del estilo de vida, desde la dietoterapia, calidad de vida, uso de la hidroterapia, la geoterapia, la helioterapia y las terapias de conciencia apoyadas por las terapias bioenergéticas, para que la Vis Medicatrix Nature o el llamado medico interno realice la curación.

Específicamente nos interesa la dietoterapia como estímulo terapéutico, el alimento crudo como medicina, alimento de calidad de vida que se caracteriza por ser vivo, crudo, fresco, integral o completo, lo más natural y sano posible, primitivo, que está bajo un ordenamiento, susceptible de reciclaje. Alimentación especial que despierta la acción del médico interno, es decir sus mecanismos de biorregulación, como expresión del principio de equifinalidad de todo sistema, enunciado por Von Bertalanffy en la teoría general de sistemas, la capacidad de autoreparación y autopreservación de todo sistema, tratando de hacer la curación.

El sistema nervioso, el sistema inmunológico, parte del sistema de la gran defensa de nuestro organismo ingresa a una situación especial propicia para la curación, a través de la dieta cruda, facilitando los procesos de desintoxicación y autoreparación.

Cuando los pacientes vuelven a la consulta habiendo cumplido su prescripción dietética y su reforma de vida, presenta una mejoría, unida a períodos de crisis llamados crisis curativas necesarios a la curación.

Estas crisis curativas, unas leves y otras dramáticas, son mencionadas en los clásicos del naturismo, así como en los libros de divulgación de las mismas, son clínicamente observables, son expresión orgánica que debe ser cuidadosamente respetada por el médico y coadyuvar a que la naturaleza siga el método natural de curación y el cuerpo no fracase en su intento.

En dichos períodos en conjunto los pacientes describen aumento de la sudoración, de la tos, de la salivación, de la orina y otras definen náuseas, vómitos, fiebre, eliminación de excreciones, inflamación ganglionar, estados de animo alterados, fases agudas de reactivación de los síntomas traducidos en cuadros infecciosos, o dolores, que si no mejora el paciente se torna crónica la evolución.

Estas reacciones naturales no son bien entendidas por los galenos de la medicina alopática, que por su paradigma preferentemente de tratamiento sintomático, procede a silenciar estas reacciones naturales que el organismo realiza para conducirse hacia la curación, aplicando antipiréticos, antiinflamatorios, antibióticos, antiarreicos, antitusígenos y antihistamínicos, suprimiendo así las reacciones del organismo conllevando en el tiempo a la cronicidad de los procesos en el paciente. Procedimiento tan diferente al del médico hipocrático, quien respeta las reacciones del cuerpo, es más en los casos crónicos busca la reagudización para posibilitar la curación de la enfermedad y por lo tanto de las crisis llamadas de curación, con las cuales, logrará no sólo un tratamiento sintomático sino conducir a la persona por la senda de la verdadera mejoría o hacia la curación. Proceso realizado principalmente por el propio organismo de la persona enferma con el apoyo del médico exterior, que orienta al paciente a una situación especial de curación en el que la Trofoterapia cruda es uno de los estímulos terapéuticos más poderosos de este arte médico.